Daniel y Luis Moya nos cuentan su experiencia después de sufrir un ictus. La fuerza de voluntad ha sido indispensable para la recuperación.