En las entrañas de un trasplante

Cinco horas y media para extraer un riñón a una mujer viva con un robot e implantárselo a su hijo en el Hospital Clínic de Barcelona

Antonio Alcaraz, miembro del Consejo científico de España Salud, actuó de cirujano jefe de esta intervención.

Un pitido intermitente marca el tiempo en el quirófano. No hay música ni charla. Solo un agudo pip rompe el silencio. Como un metrónomo, el monitor de constantes vitales mantiene el orden: si el pitido no cambia, todo va bien. Son las 9.30. En la camilla, una mujer sometida ya al letargo de Ia anestesia. A su alrededor, una decena de sanitarios se mueven en un caos ordenado, cada uno a lo suyo. La operación ya ha comenzado. En el argot médico se llama nefrectomía. En la calle, extirpar un riñón. Ella es la donante. Su hijo, el receptor.

“No tengo duda de que saldrá bien. Somos así de pedantes”, bromea Antonio Alcaraz, jefe de Urología del Hospital Clínic de Barcelona, cirujano al mando de la operación y miembro del consejo científico de la Fundación España Salud. Pero no es engreimiento. Es experiencia. El Clínic es líder en España en trasplantes renales de donante vivo (en 2018, hizo 40 de los 293 totales) y Alcaraz es el cirujano con más intervenciones: 1.400 como primer cirujano y otras 400 en el equipo quirúrgico.

En el quirófano, el doctor Lluís Peri avanza. A la paciente, tumbada de lado, Ie ha hecho tres incisiones mínimas en el costado para introducir los brazos de la laparoscopia que, dirigidos desde fuera, trabajan en el interior como las manos del cirujano. Desde 2OO2, el hospital hace la extracción con esta técnica menos invasiva para reducir riesgos de infección. A los cirujanos no nos gusta la sangre”, ríe Alcaraz. Con una tijera eléctrica, que corta y cauteriza a la vez, Peri se abre camino hasta el riñón.

El quirófano de Alcaraz no es como el de las películas. No hay música ni disputas personales. Tampoco riñas profesionales. “El quirófano no es una democracia. Se hace lo que dice el cirujano al mando”, zanja. Con todo, también ahí hay lugar para la distensión y la charla: “Viva España”, vacila Alcaraz. ‘Visca Catalunya”, responde Peri con sorna. En situaciones complejas, no obstante, el ambiente se torna rígido, el equipo guarda silencio y contiene el aliento. “El cirujano tiene que tener el corazón de un león, los ojos de un águila y las manos de una mujer. Has de tener fuerza mental, ser hábil y que tu cerebro sepa controlar los nervios”, explica el jefe.

De talante tranquilo, Alcaraz traslada esa calma al quirófano. Toma los joysticks laparoscópicos (dos brazos son las pinzas y las tijeras y un tercero, una cámara que reproduce la imagen en tres dimensiones en los monitores), se pone las gafas 3D y, empieza a moverse por la cavidad: “Mira la aorta”. Un grueso tubo de aspecto gelatinoso aparece en la pantalla. EI médico separa los vasos renales y el uréter para ganar visibilidad. “Esto ya se parece más a Io que veis en los libros”, bromea.

Toca contener el aliento: hay que cortar los vasos que unen el riñón al torrente sanguíneo. Alcaraz corta la vena y la arteria renales y activa el contador. El tiempo desde que el riñón pierde el riego hasta que se pone en hielo con liquido de preservación debe ser mínimo. Peri hace una incisión a la altura del ombligo y Alcaraz introduce su mano para sacarlo. En la pantalla, un guante blanco agarra con cuidado el escurridizo órgano. Lo extrae hasta una bandeja de hielo y consulta: “¿Tiempo?”. “2,57”, responde alguien. “Hemos tardado tres minutos. Antes era más rosado y ahora está grisáceo”.

Mientras Peri cierra y cose, Alcaraz retira la grasa del riñón, sella capilares y pule la entrada de la arteria y la vena. Entonces lo guarda en una camisa de helo con una gasa llena de granizo. El anestesista despierta a la donante y la traslada a Reanimación. De camino, aún adormecida, se cruza con su hijo, que espera en una sala anexa.

A mediodía, la segunda vuelta. El paciente ya está dormido. Sobre la camilla, el robot Da Vinci con sus cuatro brazos como patas de araña alza la voz: “Da Vinci está listo”. “Los demás también”, ríe una enfermera. El trasplante robótico se hace en el Clínic desde 2015. Es una técnica más precisa y limpia: solo incisiones para introducir los brazos, también en el costado, y un pequeño corte para meter el órgano.

El riñón, con su camisa de hielo puesta, se introduce en el vientre. Alcaraz controla los mandos del robot a varios metros del paciente, ante una consola. Aísla la vena ilíaca de la circulación y hace un minúsculo corte en el vaso para coserlo a la vena renal. Un chorro de heparina en el agujero para evitar coágulos y empieza a tejer. El urólogo danza con la aguja, puntada a puntada, hasta unir las venas. Lo mismo con la arteria ilíaca y la renal. Retira las mallas que las aislaban de Ia circulación y la sangre vuelve a correr. Rompe Ia camisa de hielo y el quirófano calla. “Buena perfusión”, valora sonriente. El uréter, aún suelto, empieza a orinar. Buena señal. El riñón está funcionando. Son casi las tres. Alcaraz se quita los guantes y sale.

Los números que mueven el sistema
España líder mundial
La tasa de donantes en 2018 fue de 48 personas por millón de habitantes, según la Organización Nacional de Trasplantes.
(ONT). Ha mantenido el liderato durante los últimos 27 años, tan solo dos después de que se fundara la ONT.

Casi tres trasplantes por donante
En 2018 se produjeron 2.241 donaciones con las que se realizaron 5.316 trasplantes de órganos, también un récord.

Centros autorizados
De los casi 800 hospitales que hay en España, un total de 185 están autorizados para gestionar una donación. Y 44 para realizar trasplantes.

El riñón, el órgano más trasplantado
Desde 1989 se han realizado 72.166 implantes renales, 27.382 hepáticos y 8.534 cardíacos.

La lista de espera se reduce
En 2018, 4.804 personas esperaron un trasplante, 88 niños.

Entrega diplomas cursos R.C.P. Guardia Civil Cataluña

El pasado 1 de febrero se celebró en la Comandancia de la Guardia Civil de Barcelona en Sant Andreu de la Barca, el acto de entrega de los títulos acreditativos de haber superado el curso reglado de RCP y uso de desfibrilador portátil, organizado por la Fundación España Salud a la 1ª promoción de 100 guardias civiles de las cuatro provincias catalanas. Estos cursos tuvieron lugar durante noviembre y principios de diciembre del pasado año y tendrán continuidad en los próximos meses para formar a otros 400 guardias. El temario del curso se ajusta a la normativa de la European Resuscitation Council y tiene validez internacional.

 

Jornada sobre “Alternativas para la reducción del daño asociado al tabaquismo”

Organizada por España Salud con la colaboración de la Universitat Politècnica de Catalunya

Los expertos José Mª Ramon, Antonio Sierra López, Gonçal Lloveras, Dan Sánchez y José J. Poley que participaron en la jornada del pasado día 24 de enero.

El tabaquismo, un serio problema

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de tabaco es la primera causa evitable de enfermedad, invalidez y muerte prematura en el mundo. En Europa, el tabaquismo provoca cada año 1,2 millones de muertes. En España existen aproximadamente diez millones de fumadores y cada año mueren más de 50.000 personas. El hábito tabáquico está directamente relacionado con la aparición de muchas enfermedades, principalmente cardiovasculares, respiratorias y diferentes tipos de cáncer. i

La última Encuesta Nacional de Salud de España revela que el consumo de tabaco en nuestro país ha descendido notablemente entre 1993 y 2017. Sin embargo, en los últimos tres años se ha registrado una bajada más lenta —0,9 puntos—, situándose la tasa de fumadores en 25,6% en hombres y 18,8% en mujeres.

La combustión

El tabaco convencional se quema a temperaturas por encima de los 800 grados centígrados, lo que conlleva una serie de cambios irreversibles en la composición química del tabaco, debido a las altas temperaturas. El humo que se libera es portador de más de 7.000 sustancias para el fumador, de las cuales, alrededor de 100 son tóxicas y, según la FDA, 15 son dañinas o potencialmente dañinas y principales causantes del desarrollo de enfermedades vinculadas al tabaquismo.

Adicción a la nicotina

Fumar es un hábito muy difícil de romper, incluso para aquellos con un fuerte deseo de dejarlo. Existe evidencia de que aproximadamente el 80% de los fumadores que intentan dejar de fumar recaen durante el primer mes de abstinencia, y solo alrededor del 5% logran la abstinencia a largo plazo. Esto se debe principalmente a la adicción que causa en el cuerpo la nicotina y a la manera que este alcaloide es absorbido por el organismo.

En este contexto, la Fundación España Salud (FES) organizó el pasado día 24 de enero un debate entre expertos para conocer las posibles alternativas al tabaquismo en el que participaron, entre otros, los doctores Antonio Sierra López, experto en microbiología y salud pública en Santa Cruz de Tenerife; Gonçal Lloveras, director de Clínica Diagonal de Barcelona que actuó de moderador de este panel; José Joaquín Poley García, especialista en Medicina del Trabajo; Dan Sánchez Berenguer, neumólogo del Hospital Universitario Germans Trias  i Pujol; y José Mª Ramon Torrel, responsable de la Unidad de Tabaquismo del Hospital Universitario de Bellvitge en Barcelona y profesor de la Facultad de Medicina de la UB. Las conclusiones, que se publicarán próximamente en un libro de la colección Salud Laboral que edita FES, evidenciaron que existe un claro desconocimiento público de estas alternativas al tabaco, que disminuyen considerablemente las graves consecuencias para la salud de los fumadores por la ausencia, por ejemplo, de alquitrán.

Esta jornada se celebró en la Universidad Politécnica de Catalunya y contó con la colaboración de la Associació de Investigadors de Catalunya.

La Fundación España Salud instaló 2 desfibriladores en el paso fronterizo de La Jonquera

El pasado 17 de enero, la Fundación España Salud instaló 2 desfibriladores en el paso fronterizo de La Jonquera, uno en el edificio de la Aduana, bajo competencia de la Guardia Civil, y el otro en la Comisaría de CNP, en ese punto fronterizo.

El Subdelegado del Gobierno en Girona, Albert Bramón en el acto de presentación del proyecto “La Jonquera, paso fronterizo cardioprotegido” que impulsa el Gobierno de España y la Fundación España Salud.

Esta cesión de estos dispositivos cardíacos de última generación se enmarca en el acuerdo suscrito entre España Salud y el Ministerio del Interior para dotar de desfibriladores instalaciones policiales en España. El paso fronterizo de La Jonquera es el más importante terrestre con un flujo sólo de vehículos pesado de más de 12.000 al día.

Al acto de presentación de esta acción asistió el Subdelegado del Gobierno en Girona, Albert Bramon, General Jefe de la 7ª zona de la Guardia Civil, Pedro Garrido, el Jefe Superior de Policía de Catalunya, Jose Antonio Togores y otras autoridades.

Por parte de España Salud asistió el Dr. Jaime del Barrio, que en su alocución se refirió a la importancia de la enfermedad cardiovascular que persiste como la principal causa de muerte en el continente europeo, con más de 4 millones de fallecimientos al año y su impacto es aún mayor en las mujeres que en los hombres.

En 2017, que son los últimos datos disponibles, la enfermedad cardiovascular causó 130.000 defunciones en España, de las que 23.000, sucedieron en Catalunya.

Como dato significativo, quiero referirme a que las enfermedades de origen cardíaco causan el 45% de los decesos en Europa y el 35% en la Unión Europea. Si bien es cierto, que en nuestro entorno las cifras disminuyen año tras año, como consecuencia, entre otras causas, de la prevención, de los avances en farmacología y en imagen médica, y también, en la popularización año tras año de estos dispositivos desfibriladores como los que se han instalado en el paso fronterizo de La Jonquera, que son los elementos más idóneos y con mayor garantía para prevenir la muerte súbita.

Estos aparatos, tecnológicamente muy avanzados, realizan la función de conseguir reactivar el ritmo cardíaco ante una fibrilación ventricular que es el mayor exponente de la arritmia cardíaca. Estos modernos dispositivos que hoy presentamos brindarán su servicio no sólo a los millones de transeúntes por este punto fronterizo, sino también a todo el personal de servicio en esta demarcación.

No podemos olvidar que la muerte súbita multiplica por 15 los fallecimientos que causan los accidentes de tráfico.

VII Edición del Triángulo Radiológico

Se celebra en Valencia coorganizado por España Salud

El jueves, 10 de enero se inaugura la VII Edición del Triángulo Radiológico, principal cita anual de los proveedores de tecnología sanitaria. En esta ocasión se celebrará en Valencia, pues anualmente la sede es rotatoria entre la capital levantina, Madrid y Barcelona. Las principales empresas del sector presentarán las últimas novedades a un selecto público asistente, principalmente expertos radiólogos nacionales y extranjeros. La Fundación España Salud coorganiza este evento junto a las principales compañías del sector. El presidente de España Salud, el doctor Donoso Bach, también presidente de la Asociación Internacional de Radiología, inaugurará esta edición que se prolongará durante dos días, según el programa adjunto.

Descargar (PDF, 1.61MB)

Descargar (PDF, 119KB)

 

Una visión global para apoyar el cambio necesario en sanidad

Jaime del Barrio, Fundació España Salud

En los últimos años, el mundo ha vivido una profunda y rápida transformación. “Vivimos en un mundo digital y tecnológica y pero el entorno de la salud no ha seguido el mismo ritmo”. Es la impresión de Jaime del Barrio, senior advisor de Life Sciences y Healthcare de la consultora Ernest &Young, que recuerda en una entrevista con GACETA MÉDICA, que el paciente y el profesional tienen que estar aquí, y que se ha de facilitar el cambio. Para ello, los agentes del sector cuentan con el apoyo de esta compañía, que proporciona su orientación en este tipo de proyectos y otras muchas áreas.

Del Barrio asegura que resulta llamativo que el sector salud en general esté muy por detrás de otros sectores como la banca o el gran consumo que hace años que emprendieron camino en la digitalización. Sorprende, añade, la resistencia al cambio en este sector “que siempre ha sido muy innovador”.

En ese sentido, explica, “tenemos un gran déficit, que es la necesidad de formación y de información”. Por un lado, subraya que se siguen formando profesionales en la universidad en conceptos de otras épocas, cuando el mundo actual demanda otro tipo de capacidades y habilidades. “Hemos pasado de tener productos y medicamentos a disponer de servicios y soluciones en un mundo en el que el paciente tiene una necesidad, formula una pregunta y quiere tener respuestas. Ahí es donde tenemos que estar los profesionales”, indica.

Transformación estructural

El experto asegura que a pesar de la resistencia al cambio, es necesario afrontar un cambio estructural. “Si queremos seguir prestando cobertura universal con calidad y equidad en el acceso y contar con financiación para incorporar nuevas soluciones no podemos seguir haciendo lo mismo”, continúa. Además, añade que aunque en petit comité las entidades sanitarias lo reconocen, la realidad es que los mimbres con los que se trabaja en el día a día dificultan el cambio.
Al mismo tiempo, recuerda que son las autoridades sanitarias las que tendrían que liderarlo, y no las propias tecnologías, y que la transformación que también debe partir de los profesionales.

Del Barrio aporta su experiencia en gestión y el sector sanitario a EY desde hace cuatro años. La compañía está presente en más de 25 países, y medio millar de profesionales trabajan en el área de salud, en temas de consultoría, auditoría, transacciones y aspectos éticos y legales. Una de sus fortalezas, destaca, es que se trata de una empresa global y muchos cambios que proponen están validados en otros países.

La consultora desarrolla proyectos dirigidos a ayudar a las autoridades sanitarias, profesionales y pacientes en la sostenibilidad del sistema, explica. Una primera línea de trabajo son los proyectos dirigidos a acompañar la reforma sanitaria que plantean las autoridades, junto a iniciativas ligadas al aumento progresivo de la patología crónica que exige nuevos modelos organizativos.

Además, trabajan en la internalización de productos servicios y soluciones de empresas farmacéuticas, tecnología sanitaria o biotecnológicas que aspiran a tener presencia en el sistema sanitario.

Otra línea esencial pasa por incorporar soluciones digitales al sistema sanitario. Se trata de un proceso complejo, añade, que implica cambios en el conocimiento, contacto con los profesionales e interconectar soluciones con los problemas que tienen los pacientes.

Además, cuentan con proyectos dirigidos en big data y gestión de datos, así como un área de trabajo específica en medicina de precisión. De igual modo, trabajan en modelos innovadores de financiación de medicamentos revolucionarios ligados a los avances de la genómica. Para finalizar, la octava línea de trabajo se enfoca en la llegada de agentes tecnológicos (Google, Amazon, etc.) que están entrando en el mundo de la salud con grandes inversiones.

Sobrevivir a un infarto

La Fundación España Salud fue pionera en instalar desfibriladores portátiles en lugares de alta concurrencia como mercados municipales, farmacias, estaciones de metro, etc., en diferentes ciudades españolas. Estos dispositivos han permitido salvar más de cien vidas en los últimos años, cuando este proyecto bajo el título “España, territorio cardioprotegido” solo se ha implantado en una pequeña parte del país. Esta iniciativa tuvo su origen en Barcelona para extenderse posteriormente a otras poblaciones de Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja y Asturias. La muerte súbita, que causa casi 20 veces más fallecimientos que el tráfico, puede afectar a cualquier persona y en cualquier circunstancia.

Su origen es la fibrilación ventricular, la complicación más temida y más grave de la fase aguda del infarto de miocardio. Se trata de la ausencia de onda de pulso y por tanto la muerte inminente. Es lo que conocemos como parada cardiaca y, una vez la hayamos identificado (no se trata de un simple desmayo), hemos de actuar con la máxima rapidez.

El “cerebro en los adultos”, explica del doctor José Luis Palma, vicepresidente de la Fundación Española del Corazón, “pasados tres o cuatro minutos, ya empieza a sufrir una lesión importante y después de 10 minutos es irrecuperable. Podemos recuperar el corazón, eso por descontado; se le da un choque eléctrico a 400 julios y éste empieza a latir; pero es un latido que manda sangre a un cerebro que ya ha sufrido un proceso edematoso tremendo. Cada minuto que pasa se pierde un 10% de posibilidades de recuperar al paciente; en el infarto de miocardio y en la parada cardiaca el tiempo no es oro, el tiempo es vida y miocardio”.

En este sentido, es muy recomendable contar con un desfibrilador automático externo (DEA) para asistirnos en una reanimación. Es muy sencillo de utilizar, el propio aparato te va guiando desde el momento en que lo descuelgas, y por eso cada vez están más presentes en más sitios.

El objetivo detrás de esta iniciativa es mejorar la supervivencia de la parada gracias a una mejor asistencia ambulatoria, de forma que, si se consigue incrementar un 20% esa cifra, significaría que se estarían salvando 3.000 vidas, más de las que se pierden en accidentes de tráfico en todo un año.

Gracia Pablos

La Fundación España Salud instala un desfibrilador en la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid

El dispositivo está dotado de una tecnología inteligente que chequea previamente al afectado.

La Fundación España Salud instaló el pasado 26 de noviembre un desfibrilador de última generación en la entrada principal de la Dirección General de la Guardia Civil, en la calle Guzmán el Bueno de Madrid. El dispositivo es la herramienta más segura para conseguir la reanimación de la persona tras la parada cardiaca. Existe un tiempo máximo de 10 min para actuar, si bien cada minuto se reducen las posibilidades entre un 8 y un 10%.
Esta herramienta se ha colocado en un lugar próximo a la calle para que pueda ser utilizado en caso de que un ciudadano lo requiera cerca del complejo de la Dirección General en Madrid, ya que los que hay instalados actualmente están en distintas dependencias internas de la sede central de la Guardia Civil. Anteriormente, FES cardioprotegió los acuartelamientos del Benemérito Instituto en Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía.
Los desfibriladores de última generación, como el que se ha instalado, son dispositivos “inteligentes” que toman la decisión de producir la descarga eléctrica o no, en función del chequeo que realiza de forma previa el propio aparato. Pueden ser utilizados por cualquier persona, pues esta no toma ninguna decisión médica, sino el propio dispositivo.
España Salud ha iniciado, también, a principios de este mes la formación de guardias civiles en técnicas de RCP y uso de desfibrilador mediante un curso reglado de validez internacional. En el proyecto de cardioprotección de instalaciones de la Guardia Civil, que lidera la Fundación España Salud, participan Philips, como socio tecnológico, el grupo Quirón Prevención, y la Hermandad de Amigos de la Guardia Civil.
La Guardia Civil cuenta con 189 desfibriladores repartidos por toda la geografía española. Durante 2017 y lo que llevamos de 2018 se han impartido 400 charlas formativas a las que han asistido más de 3.500 guardias civiles.

Muerte súbita
La muerte súbita es la aparición repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que, aparentemente, se encuentra sana y en buen estado. Se trata de una patología que puede afectar a cualquier persona independientemente de su condición, edad, sexo y raza.

Su principal causa es una arritmia cardiaca llamada fibrilación ventricular, que hace que el corazón pierda su capacidad de contraerse de forma organizada, por lo que deja de latir. La víctima de muerte súbita pierde en primer lugar el pulso, y en pocos segundos, pierde también el conocimiento y la capacidad de respirar. Si no recibe atención inmediata, la consecuencia es el fallecimiento al cabo de unos minutos.


De izquierda de derecha: Joaquín Revuelta, presidente de Quirón Prevención; Ángel Gozalo, teniente general Jefe de Apoyo Logístico de la Dirección General de la Guardia Civil, y Dr. Jaime del Barrio, representante de FES.

Los doctores Antoni Castells, Javier Castrodeza, Antonio Alcaraz y José Ferrer, nuevos miembros del Comité Médico de la Fundación España Salud

Dr. José Ferrer

Dr. Javier Castrodeza

El Comité Médico de la Fundación España Salud ha incorporado a cuatro nuevos miembros en el trascurso de la reunión celebrada el pasado 19 de noviembre con ocasión de la reunión semestral de dicho comité. Las nuevas incorporaciones, a propuesta de los doctores Luis Donoso y Francisco Carmona, que fueron elegidos por unanimidad, son los doctores Antoni Castells, especialista en gastroenterología y director médico del Hospital Clínic de Barcelona; Javier Castrodeza, especialista en Salud Pública y secretario general Ministerio de Sanidad entre los años 2015 y 2018; Antonio Alcaraz, jefe del servicio de urología y trasplante de riñón del Hospital Clínic,  y José Ferrer, especialista en medina nuclear y director médico de Grupo ERESA. Estos cuatro especialistas reforzarán la estructura del comité médico-científico de la entidad, responsable de los diferentes proyectos que se realizan en diferentes ámbitos, así como de los contenidos editoriales de las páginas mensuales de medicina de El País y El Periódico de Catalunya.

De izquierda a derecha, los doctores Carmona, Alcaraz y Castells el pasado día 19 en Barcelona

El Dr. Antonio Alcaraz destaca los avances en el tratamiento del tumor de próstata con ocasión de la celebración de la reunión anual conjunta de España Salud.

El recinto de CosmoCaixa Barcelona acogió el pasado 19 de noviembre la reunión conjunta de los Consejos Médico y Económico de la Fundación España Salud en la que se expusieron las principales actividades en los campos de investigación y divulgación sanitaria realizados en 2018. En esta jornada intervino el nuevo miembro del Comité Médico, Dr. Antonio Alcaraz, jefe del servicio de Urología y Trasplante de riñón del Hospital Clínic de Barcelona, para disertar sobre la medicina de precisión y los avances en el tratamiento del tumor de próstata. El Dr. Alcaraz es uno de los máximos exponentes internacionales en esta patología que guarda muchas similitudes en cuanto afectación con el tumor de mama en mujeres.

Descargar (PDF, 7.1MB)

Página 1 de 14

© 2014 Asociación España Salud

Aviso legal · Política de Privacidad · Política de cookies